jueves, 15 de marzo de 2012

UN PINTORESCO VOCEADOR DE PERIÓDICOS EN SANTA ISABEL. VA EN BICICLETA Y CANTA "OJITO OJITO".

"Ojito, Ojito".
Quisimos enterarnos de su nombre y se negó cortesmente a acceder a nuestra petición. Mi vecino y amigo Antonio Rubín, auto espontáneamente bautizado como el "Jimy Chinchay" del barrio, se comprometió a buscar algunos datos sobre su personalidad y no lo logró por el argumento que mencionamos arriba. Sin embargo, a modo de evocar lo que antaño fue el mundo de "los canillitas", nos permitimos describirlo como un caso muy especial y que trasluce una vocación de entusiasmo envidiable.

Vamos a tildarlo como "Ojito, Ojito". Todas las mañanas a hora muy tempranas, se aparece sobre su bicicleta y se le oye a lo lejos emitir su clásico "Ojito, Ojito". Una voz sonora, aguda, pero sin gritar. Ya tiene buen tiempo en este menester.y me imagino que recorre todos los jirones de Santa Isabel, San Felipe y Luisiana, por mencionar tres urbanizaciones aledañas. Tiene su estilo y goza de un buen humor contagiable. He dejado de oírlo con su lindo canto sonoro y espero no sea por culpa de nosotros.

"El Canillita"
El gran Felipe Pinglo Alva, el bardo criollo emblema de nuestro cancionero, inmortalizó al vendedor de a pie  ambulante de diarios con su vals "El Canillita". La historia de un muchachito que voceaba los periódicos como "El Comercio", "La Prensa" y "La Tribuna" para ganarse el pan de cada día. Ya no existen. También han desaparecido los "lustra botas" y los vendedores que, maleta en manos, anunciaban el aceitillo, glostora, olor y violeta. Épocas también del peluquero ambulante y del turrunero.

Por esos recuerdos se nos hace un personaje peculiar, este vecino vendedor de periódicos que montado sobre su bicicleta va anunciando los nombres de los actuales diarios. Muy conversador y su paso es festejado por todos los vecinos. Digna de aparecer su historia en cualquier matutino o vespertino de la capital. "Ojito, Ojito", es el canillita de antaño sobre ruedas. Es el único y le dedico estas líneas con todo mi entusiasmo de reseñador aficionado. Pienso que el Municipio, debería distinguirlo alguna vez.

"Canillita" en bicicleta.
Se somete a sacrificios que nadie osaría. En épocas como las de ahora, temporada de calor insoportable, llega fresco con sus anuncios. No se doblega al calor. Se cubre con una gorra que le otorga cierta distinción. Su voz suena y resuena sin necesidad de exagerar la grita. Es todo lo contrario a esos insoportables sonidos que salen de bocinas ruidosas de los "compradores de todo". ¡Son unos bárbaros! Igualmente los otros, los vendedores de frutas y en esta temporada los vendedores de helados.

"Ojito, Ojito", ya es conocido por todos y tenemos la esperanza de que en algún momento nos revele su nombre, para orgullo de sus hijos, si los tiene, o de su querida familia. También fotografiarlo y colocar su retrato en esta reseña que espero le agrade. Ya lo saben los regidores de Carabayllo. Ya tienen un tarea social y de justicia, que merecen personas como el que reseñamos. Dignos de aplauso, porque dejan un mensaje optimista que nosotros aplaudimos de pié. ¡Saludos "Ojito, Ojito". Gracias-

No hay comentarios:

Publicar un comentario