miércoles, 26 de junio de 2013

EN LOS "NARCISOS" DE SANTA ISABEL NOS DEJO LA SEÑORA ELENA RUIZ CHUNGA. GRAN VECINA Y AMIGA. NUESTRO SENTIDO PESAME A SUS HIJOS Y FAMILIARES.

Todavía sin reponernos de todo lo triste que acabamos de pasar por la pérdida de nuestra esposa y oteando por nuestra ventana a fin de comprobar lo exitosa de mi operación de cataratas, observamos un movimiento muy extraño en nuestra cuadra vecinal. Ambulancia de los bomberos, camioneta de la policía y un ir y venir de familiares de la persona que ocasiona este relato. No pasaba por nuestra mente nada irregular ni trágico. La señora Elena nos había acompañado en las Misas y se la veía, como de costumbre, trajinar por esta calle "Los Narcisos" con su alegría cotidiana. Suelo ser lento para imaginarme lo que pasa a nuestro alrededor.

Opté, y a modo de saludar a mi querido vecino Antonio Rubín e indagar por su nieto Fabián, delicadito por consecuencias de este clima frígido y traidor, por preguntarle qué sabía sobre ese movimiento raro en casa de nuestra vecina. Su respuesta me golpeó muy fuerte. Había fallecido a consecuencia de una trágica caída en su baño. Al parecer un infarto. ¡Qué fatalidad! Se me amontonaron mis penas y recordé a la señora Irene, otra apreciada vecina afectada por la pérdida de su hijo Edison y todo esto en un círculo vecinal tan cercano. Rubín entendió mi pesar, pero quedó sin respuesta el porqué de tantos malos sucesos juntos.

Este hecho sucedió el 24 de este mes y cuando miraba por la televisión como se festejaba "El Día del Campesino". La señora Victoria Elena Ruiz Chunga a quien conocimos desde que llegáramos a Santa Isabel y que durante estos casi cuarenta años de vecindad siempre se demostró muy activa y laboriosa como genuina mamá de su hija Pilar y del querido "Yeyé", apelativo de su hijo varón. Refrescándonos en el verano con sus "marcianos" de frutas y en el invierno con sus excelentes mazamorritas y otras delicias que calentaban nuestro ser. Un ejemplo de mujer trabajadora y gran hija de quien fuera Don Pedrito Ruiz.

Siempre han existido buenas relaciones entre nuestras familias y que años atrás nos respaldaban con el servicio de inyectables a cargo de su hermana menor, Muy católica y organizadora en su hogar de lindas reuniones entre fieles practicantes de nuestra religión católica. Estos últimos tiempos algo solitaria por cuanto debió obedecer a lo que el destino señala. Los hijos toman rumbos distintos, pero, en su caso, jamás dejó de estar asistida por las visitas continuas de ellos y debemos suponer tambien por el teléfono. Lo que lamentamos es la manera en que fue llamada al Reino de Dios. Se nos ha ido, una gran vecina y amiga.

Sus restos han sido trasladados al velatorio que corresponde en la avenida Brasil a los familiares de la Policía Peruana. Don Pedrito fue miembro de ella y creemos muy bien haber utilizado esta opción. Hoy miércoles 26 de Junio será el entierro de Doña Elena Ruiz y desde este nuestro sitio de recuperación nos unimos en plegarias al Padre Celestial para que acoja a su lado a tan digna señora. Hecho que nos vuelve a la realidad y que no somos únicos en soportar tan pesadas penas. Mi abrazo fraterno a sus hijos y familia. Hoy nos toca orar por su descanso eterno y decirle. Hasta pronto señora Elena. Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario