miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿HABRÁ PERDÓN DE DIOS PARA TANTOS CORRUPTOS? HACE TIEMPO ESPERAMOS EL JUICIO FINAL.

El 2 de Junio de 2010, hice un comentario de si ¿es posible combatir la corrupción? La respuesta fue: Imposible. Hoy todo el mundo periodístico enjuicia al Ministro Barrios y cada otro político pone su sazón. Los del APRA son los peores de la historia y desde el Presidente García hasta el más insignificante miembro de su partido, ninguno se salva de las críticas arteras de los "incorruptos". No soy diestro en criticar y no tengo por qué hacerlo en este blog. Aquí escribo para salir un poco de mi aletargamiento invernal.

Sin embargo, me atrevo a opinar desde mi modesta experiencia de viejo jubilado. ¿Conocen de alguien que pasó por el Congreso y vive con lo que la mayoría de pensionistas subsistimos? Saben de algún Presidente de la República, peruano, extranjero o de otro planeta que sea pobre? Se han hecho la interrogante de si después de la gran inversión que aportaron para ser electos, estar en el poder y disfrutar del mismo, ¿quedaron pobres? Las estadísticas mundiales afirman que todos doblan, como mínimo, sus "egresos". 

El gran millonario y el pobre diablo que se acomoda políticamente, siempre serán ganadores. Yo diría en cristiano: aprovechadores. El dinero que cada país recauda en impuestos, si fuera bien aplicado y con trabajadores honrados que ameriten sus puestos, tendría en cada país resultados positivos hasta alcanzar avances notables en educación y tecnología. Esa "tortaza", ha sido, es y seguirá siendo el motivo de llegar al poder e invertir para "el engrandecimiento" de sus bolsillos. No seamos ciegos ni tontos.

Lo que está dejando Castañeda, el ex Alcalde limeño, es una muestra de que hay mucho dinero para la inversión pública. Habrá trabajado mucho y con honradez, pero, sin ánimo de hablar mal de él, tengan la plena seguridad de que luego de su mandato, está más rico y poderoso. Cómo luchan ex presidentes para volver al timón de la gran Patria. ¿Es que aman tanto al Perú? Todos viven en el extranjero. Se aparecen sólo en elecciones. Se casan con ciudadanos de otro país. Son notables y muy "nacionalistas".

Me da pena ver discutir a ciudadanos ingénuos, sobre sus simpatías a los clásicos de la política. Leer a diario, opiniones dirigidas a rutas de conveniencias particulares, de quienes invierten millonarias sumas de dinero con el cuento de abrir puertas al trabajo. Seguimos, la gran mayoría, pobres. Es la historia que se repite aquí y allá. Es lo que percibo como honrado ciudadano y que escribiendo en mi condición de aficionado estoy, paso a paso, logrando miles de visitantes en cada una de estas páginas. ¡Un gran pago!.

Para concluir y espero no repetirlo más, somos un reflejo del mundo mal hecho. Se dice que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Se va a tener que corregir esa sentencia. No creo sea tan malo. Este medio cibernético está dejando analfabetos al por mayor. Se dice que quien no ingresa aquí, quedará aislado en el futuro de todo lo que signifique progreso. Estoy esperando una compensación económica de auspiciadores posibles, como a diario se nos dice. Ya tenemos un año y ¡naca la pirinaca! Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario