martes, 8 de enero de 2013

EL ABUELO HAMILTON ESTUVO DE CUMPLEAÑOS. FUE EL 7 DE ENERO Y CON ORQUESTA. ¡GRAN FIESTA Y SU TORTA EN SANTA ISABEL!

Laurita Terrazas y Hamilton
 Este es nuestro blog  vecinal que nació dedicado a Carabayllo, pero en vista de no tener el alcance para tan grande población, quedó limitado a la urbanización en la que vamos a cumplir en Julio 40 años de vida y rodeados de buenos vecinos. Uno de ellos y por coincidencia colega en la locución, es Hamilton Zevallos Trujillo y que tiene su hogar en la calle "Los Cedros", a espaldas de la nuestra que es "Los Narcisos. Las flores nos identifican. Cumplió años el 7 de este Enero 2013 y el día domingo, mientras despedíamos a nuestros nietos de su visita de los domingos, llegó Laurita y su hija para invitarnos al almuerzo del día siguiente. En realidad, una grata sorpresa para el abuelo.

Los años no afectan el gran
amor que se tienen.
En horas temprana de ese lunes habíamos ido a cumplir con nuestras deudas a las oficinas de uno de los grandes Bancos que funcionan en esta pequeña ciudad. Voy siempre acompañado de mi amigo y otro de los grandes vecinos de Santa Isabel, Gonzalo Chávez Rondón, publicista y cantor. Cobramos y desayunamos en una chicharronería local y el tiempo nos ganó. Es que Gonzalo nos tenía material de revistas antíguas para nuestros blogs de Locutores y Artistas. Todo eso en su domicilio cercano y la hora nos ganó. Había que retornar y el Sol estaba quemante. Había que ir a saludar a "Jamicho", apelativo con el que se le trata cariñosamente a Hamilton Zevallos Trujillo.

Hamilton el "pachanguero".
De la ducha al almuerzo y un poco más de las 2 de la tarde. Ya casi cerca sentimos presencia de parlantes y algarabía en la casa de este gran amigo. Mucha alegría y nos recibió Laurita, tan delicada y siempre sacándonos una sonrisa con sus ocurrencias. El dueño del cumpleaños estaba en su salsa. Micrófono en mano, era el maestro de ceremonias en su propia fiesta. Nos dio la bienvenida y nosotros muy felices de verlo tan alegre. Sorpresa también de ver a sus hijos varones ya todos unos ciudadanos con hijos, y bastante cambiados. Ilusamente pensamos encontrar a los niños de antes, pero, como en nuestra hogar, ya existe ese ambiente de nietos con su alegría propia. Es una familia grande y hasta ahora se me hace una confusión sus nombres.

"El Charro Jamicho".
Entramos a tallar en lo que dominamos que es soltar la lengua y eso parecía más bien la celebración del "Día del Locutor". Familiares y vecinos festejaron nuestras ocurrencias y notaba preocupación en el animador "Chucho El Charro Policía" que con su esposa Doris tenían a su cargo el amenizar la fiesta. Devolvimos la herramienta a su dueño y nos hizo divertir y hasta bailar, cosa que hace muchos años dejamos de hacer. El sonido del timbalero nos hacía evocar épocas en las que con nuestro grupo orquesta y "El Hombre del Acordeón" rallábamos en las más "pitucas" fiestas de nuestra sociedad. En esta foto y como todo un héroe de las películas que protagonizaran Jorge Negrete y María Félix.

¡Sopla, sopla fuerte! ¡No me
dejes mal! Laurita a su lado.
Hoy en día los cumpleañeros de nuestra edad, tenemos, como los niños, una matiné. Se acabaron las amanecidas. Hasta hubo la famosa "Piñata" y Laurita, quizá advirtiendo que estamos "fallos" de calcetines, recogió justo una sorpresa y me la puso en mis manos. "Eso es para que nos tengas presentes aunque sea en tus piés" nos dijo esta adorable mujer, muy singular en sus ocurrencias. Así, a las seis, fin del contrato con la orquesta "digital", se procedió al canto del "Happy Berthey To You" y Hamilton hizo todo lo imposible para apagar la única vela simbólica de una edad incógnita. Un signo de interrogación y una frente ampliada, como la que luce mi querido amigo, mientras Laurita le dice: ¡Sopla fuerte o te soplo yo!

Hamilton y sus hijos.
Me he aprovechado de esta fotos que se han publicado en el Facebok de Hamilton y me han dado oportunidad de comentar esta celebración. La completo con esta última y en la que aparece nuestro amigo, muy elegante, al lado de dos queridos familiares. Este es el Hamilton que conocí y que triunfó en la vida, matizada de éxitos y contratiempos. Somos contemporáneos y hemos compartido micrófono y cabina de locución en muchas estaciones de radio. Mi agradecimiento por esta gran oportunidad de compartir una fiesta tan alegre entre gente mayor y bellas jovencitas que la adornaron. Las nietas. A los Zevallos y a toda la buena gente que acompañó a Hamilton, mil gracias y que se repita. Otro abrazo para mi eterno amigo Hamilton Zevallos Trujillo. Fue un lindo comienzo de semana. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario