domingo, 3 de octubre de 2010

LAS ELECCIONES MUNICIPALES EN EL PERÚ.

Como de costumbre, los canales de televisión madrugan para informar al público y toda la atención está concentrada en el resultado final. "Oh Susana" y "Lulú" son las favoritas. Todos los demás, sin ánimo de influir en nadie, fuera de carrera. El interés, por otro lado, estriba en los distritos y los panfletos circulan dando a conocer "las grandes obras" de los que buscan la reelección y "las denuncias y habladurías" para malearlos y quitarles votos, de los nuevos.

Sin mencionar nombres y generalizo la cosa, no puedo entender a quienes conozco y jamás advertí en ellos espíritu social alguno y solidaridad para con los necesitados, que hoy postulan frescamente en busca de un acomodo municipal. Y la interrogantes es ¿Cómo logran ganar? Por que hay que invertir dinero en la campaña y mucho tiempo perdido. ¿Realmente son "buena gente"? ¿Podemos creer en sus propuestas si, cuando por alguna pequeña necesidad acudiste a él y te negó la ayuda?

Gracias a Dios por mi edad ya no estoy "obligado" a votar. Por mi les daría el "boto". En otras palabras, ¡los botaría!. Por los únicos "ediles" que si creo son por los del "Deportivo Municipal", el famoso cuadro de los "tres gatitos", cuando el fútbol era real espectáculo y se sudaba la camiseta con entrega y pundonor. Soy testigo de conocer a postulantes que no tienen donde caerse muertos y desean luchar por los vecinos. Mi opinión tiene consistencia en que para ayudar, hay que tener.

Las calles están movidas y si hay que concurrir a ejercer la elección, el 90% de votantes lo hace para evitar la multa. Comprobado está en los que deben viajar a las provincias y que, dado el aumento de los pasajes, prefieren pagar la sanción. No hay interés en ningun candidato. Muchos opinan que lo harán en blanco o lo viciarán. Al final, están atentos a ver la televisión y votar por el favorito, igualito que en los caballos y lo digo con todo el respeto a estos jumentos.

Tengo la esperanza que, cuando este invento cibernético llegue a su máxima expresión, las elecciones se harán desde casa. Los ciudadanos ya no serán tales como los bautizaron. Todos serán un "correo". El signo que los identificará como seres humanos será este @, "arroba" y sin necesidad de pintarse los dedos habrá cumplido con su obligación. Además, votarán todos los que quieran. La verdadera democracia se verá reflejada y desde cualquier parte del mundo.

¡Qué lindo! Desde tu casita votarás en Chimbote, Cusco o donde antes te era un sacrificio cumplir con la sagrada misión del Voto. Espero que esta idea mía no se la apropie nadie. Hasta yo volvería a votar y si hay opción de hacer una crítica o sugerencia al candidato, creanme que sería el primero en hacerlo pero, de vuelta en la realidad, esperemos con paciencia y escuche música o limpie su casa si no tiene nada que hacer. Al final, saldrá otro "avivato" y ¨sálvese quien pueda! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario