lunes, 4 de febrero de 2013

RAMÓN MOTTA PACHECO, GRAN VECINO Y AMIGO EN SANTA ISABEL DE CARABAYLLO. FALLECIÓ EL 3 DE FEBRERO DE 2013. FUE EMPLEADO DEL BANCO DE CRÉDITO Y UN GRAN MOLLENDINO.

Ramón Motta P.
El tiempo que le venimos dedicando a este blog de buena vecindad, tenía un sitio especial para nuestro amigo Ramón Motta Pacheco, un mollendino fiel a su provincia y como muchos ciudadanos de esa localidad, orgulloso de haber nacido en tan lindo lugar costero de Arequipa. Con unas ansias tremendas de volver a su terruño que jamás olvidó. Vecino nuestro en el Jr. Madreselvas y con una jovialidad eterna. Nos vamos ya a los cuarenta años de convivir con nuestras familias en la urbanoización Santa Isabel.

El domingo 3 de Febrero, nos sorprendió otro amigo común y paisano de Ramón para decirnos la triste noticia. Gonzalo Chávez Rondón nos llamó en horas de la mañana y fue así que nos enteramos del deceso de tan querido vecino. Había sido llevado de emergencia a ESSALUD en horas de la madrugada, pues presentaba un cuadro complicado derivado de su mal de asma. Ya todos conocemos lo difícil que es el ser atendidos como se debe y la espera obligada ante cualquier emergencia. ¡Muy difícil!

Los esposos Violeta y Ramón.
Lamentablemente dieron las 5 del día domingo y no pudo resistir un paro cardíaco que le sobrevino a consecuencia de su estado delicado de salud. Ramón Motta Pacheco, como muchos pacientes de la seguridad social, fue llevado para ser atendido y sin jamás pensar en consecuencias trágicas. No nos atrevemos a decir que hubo negligencia, pero el sistema tal como está, no nos ofrece a los enfermos la atención adecuada y mucho menos gozar del trato humano que merecemos. ¿Cambiará esto alguna vez?

Los restos mortales de Ramón Motta fueron velados en el local de APUSI del Jr. Los Álamos y allí estuvimos presentes sus familiares y amistades que hoy lamentamos su partida. Tenía tan solamente 72 años de edad y gozaba de una salud mental envidiable. Jamás se le encontraba de mal carácter y siempre dispuesto a las bromas y comentarios alegres entre quienes le conocimos. Recordábamos con él sus actividades en el Banco de Crédito, del que fue un excelente trabajador.

El querido abuelito Ramón.
Deja una viuda y a la que dedicó todas las mejores atenciones que su amor le dictó. Violeta Yáñez, dama de Camaná, y a la que presentamos nuestras sinceras condolencias. Una mujer de temple y gran personalidad que ha sabido capear males mayores de salud y que jamás se imaginó que su Ramón se le fuera antes. Ella goza del respaldo y apoyo de sus cinco hijos y que hoy más que nunca, saben el significado que tuvo en ese maravilloso hogar, nuestro querido Ramón Motta Pacheco.

Como se dice siempre, nos lleva la delantera. Va a aquel lugar enigmático que los creyentes en Dios esperamos algún día conocer. Lo extrañaremos, sin ninguna duda. Gonzalo Chávez, nuestro amigo común, recordó que Ramón le pidió una foto de algo representativo de su Mollendo añorado y fuimos testigos de como ubicó en su pecho, ya en el catafalco, dicha ofrenda. Oremos por él. Pidámos al Creador, lo acoja entre sus elegidos y goce de la Vida Eterna. Gracias.