martes, 12 de octubre de 2010

"EL SEÑOR DE LOS MILAGROS" EN SANTA ISABEL.

Santo Milagroso Señor.
El domingo 10 en mi barrio de Santa Isabel, como todos los años, la réplica de la sagrada imagen del Señor de los Milagros, sale y recorre los diversos jirones y calles nuestros. Nosotros vivimos en Los Narcisos y allí, un grupo entusiasta de vecinas se afana en rendirle un homenaje al Cristo Nazareno. Se hace la colecta y es a voluntad de la mayoría. Las banderolas se confeccionan en cada hogar y casi al mismo tiempo se empiezan a colocarlas. Es entonces que el ambiente se pone a tono de la tradicional ocasión.

Una de las más entusiasta es "chola". Asi es conocida mi amiga Verónica Hernández y con otra entusiasta vecina llamada Laura, me comprometieron para ser el animador de esta oportunidad. No es la primera vez que lo hacemos. Recuerdo una vez en la que proporcionamos nuestros equipos de sonido, hicimos música con los Teclados, hubo canto, actuación de espontáneos y "Los Narcisos" quedó muy bien. Acostumbrados desde 1954 a través de Radio Victoria con estos actos celebratorios, no tuvimos problema alguno.

Mi colega locutor y vecino Hamilton Zevallos Trujillo, que vive en "Los Sauces", me comprometió el año pasado para, a dúo, expresarnos en nuestro sentir católico. Era su calle. Pero ocurrió una sorpresa muy, pero muy desagradable. Una equivocada vecina, impetuosa por lucirse ante el Señor, justo cuando íbamos a intervenir, nos despojó del micrófono. Además de descortesía, demostraba algo que el Cristo Crucificado, de seguro, no aceptó. Nos quedamos con las ganas y este año lo comprometí a mi calle.

No me quiso aceptar y arguyó como disculpa la experiencia pasada. Daban ya las 9 de la noche y se sentía el sonido de la Banda musical acompañante. Rogaba para mis adentros que lo pasado un año antes, no volviera a suceder. De pronto, mi amiga "chola" llegaba a mi hogar para indagar por este locutor. Habíamos salido a una gestión pero estábamos atentos y prestos para el homenaje. La verdad es que el tiempo nos ganó y sin mayor pérdida de tiempo, solicitando permiso entre los acompañantes, estuve en el lugar central.

¡Oh ingrata sorpresa! La "hermanita" que le arrebatara el micrófono a Hamilton, se había adueñado del mismo. Felizmente tenía mi "barra". Le solicitaron que me lo cediera y ¡gracias a Dios!, dejó que hiciéramos nuestro modesto trabajo. La invité a que cumpliera con sus peticiones, diera lectura a ofrendas escritas y una vez terminada su participación, invocamos con mucha emoción al Señor de los Milagros, nos dejara la buena ventura a quienes le entregábamos ese acto de Fe y Esperanza al que todo lo puede.

Sirvió este acto para agradecerle públicamente nos mantenga en este mundo, luego de más de 2 años que estamos viviendo la experiencia del cáncer. Evoqué mis oraciones antes de mi operación en el Hospital Sabogal del Callao y expuse al conglomerado humano mi testimonio de su milagro. Una nueva experiencia y hago votos para que en próximas ocasiones, no existan esas tontas rivalidades entre vecinos que el Señor no aprueba. Los católicos, debemos estar más unidos que nunca en este Octubre de tradición procesional. Gracias.

domingo, 3 de octubre de 2010

LAS ELECCIONES MUNICIPALES EN EL PERÚ.

Como de costumbre, los canales de televisión madrugan para informar al público y toda la atención está concentrada en el resultado final. "Oh Susana" y "Lulú" son las favoritas. Todos los demás, sin ánimo de influir en nadie, fuera de carrera. El interés, por otro lado, estriba en los distritos y los panfletos circulan dando a conocer "las grandes obras" de los que buscan la reelección y "las denuncias y habladurías" para malearlos y quitarles votos, de los nuevos.

Sin mencionar nombres y generalizo la cosa, no puedo entender a quienes conozco y jamás advertí en ellos espíritu social alguno y solidaridad para con los necesitados, que hoy postulan frescamente en busca de un acomodo municipal. Y la interrogantes es ¿Cómo logran ganar? Por que hay que invertir dinero en la campaña y mucho tiempo perdido. ¿Realmente son "buena gente"? ¿Podemos creer en sus propuestas si, cuando por alguna pequeña necesidad acudiste a él y te negó la ayuda?

Gracias a Dios por mi edad ya no estoy "obligado" a votar. Por mi les daría el "boto". En otras palabras, ¡los botaría!. Por los únicos "ediles" que si creo son por los del "Deportivo Municipal", el famoso cuadro de los "tres gatitos", cuando el fútbol era real espectáculo y se sudaba la camiseta con entrega y pundonor. Soy testigo de conocer a postulantes que no tienen donde caerse muertos y desean luchar por los vecinos. Mi opinión tiene consistencia en que para ayudar, hay que tener.

Las calles están movidas y si hay que concurrir a ejercer la elección, el 90% de votantes lo hace para evitar la multa. Comprobado está en los que deben viajar a las provincias y que, dado el aumento de los pasajes, prefieren pagar la sanción. No hay interés en ningun candidato. Muchos opinan que lo harán en blanco o lo viciarán. Al final, están atentos a ver la televisión y votar por el favorito, igualito que en los caballos y lo digo con todo el respeto a estos jumentos.

Tengo la esperanza que, cuando este invento cibernético llegue a su máxima expresión, las elecciones se harán desde casa. Los ciudadanos ya no serán tales como los bautizaron. Todos serán un "correo". El signo que los identificará como seres humanos será este @, "arroba" y sin necesidad de pintarse los dedos habrá cumplido con su obligación. Además, votarán todos los que quieran. La verdadera democracia se verá reflejada y desde cualquier parte del mundo.

¡Qué lindo! Desde tu casita votarás en Chimbote, Cusco o donde antes te era un sacrificio cumplir con la sagrada misión del Voto. Espero que esta idea mía no se la apropie nadie. Hasta yo volvería a votar y si hay opción de hacer una crítica o sugerencia al candidato, creanme que sería el primero en hacerlo pero, de vuelta en la realidad, esperemos con paciencia y escuche música o limpie su casa si no tiene nada que hacer. Al final, saldrá otro "avivato" y ¨sálvese quien pueda! Gracias.